El paso prematuro de los folículos pilosos de una fase anágena a otra telógena puede dar lugar a la pérdida de una cantidad variable de cabello de forma uniforme, lenta y progresiva produciendo un aclaramiento o alopecia difusa.

Este tipo de alopecia es lo que se conoce por efluvio de telógeno o de anágeno, siendo más frecuente el primero. Esta alteración capilar afecta preferentemente a la mujer y generalmente aparece pasado un tiempo de latencia (entre uno y dos meses) desde la actuación de un factor desencadenante, muchas veces una situación de estrés. Otras posibles causas son: ciertos medicamentos (por ejemplo, antidepresivos, antiinflamatorios, anticonceptivos, antihipertensivos, hipolipemiantes, anticoagulantes, quimioterápicos …), enfermedades metabólicas (diabetes, alteraciones tiroideas…) e infecciosas, carencias nutricionales, postparto y puerperio.

Esta afección es distinta a otros tipos de alopecia, ya que una vez que han sido eliminadas o tratadas las causas que la produjeron, el cabello vuelve a nacer y crecer con normalidad.

Antes

efluvio

Después

efluvio2