La palabra alopecia significa “caída o pérdida patológica del pelo”. Así lo define el diccionario de la Real Academia de Lengua. Otras referencias inciden en que es “la caída o pérdida de cabello en partes del cuerpo donde se encuentra habitualmente “. Es una pérdida temporal o definitiva de caída del cabello, que no tiene relación con la caída fisiológica del mismo, que es habitual o cíclica.

Hay ciertos periodos de la vida en que los cabellos caerá y no necesitará tratamiento, como en el posparto, después de ciertas enfermedades, en épocas de estrés intenso, efluvios o caída estacionales de renovación capilar, principalmente otoño.

Por otra parte, la calvicie se define como la falta de pelo en la cabeza. Por su importancia de cara al pronóstico, nos referiremos a la calvicie y alopecia como dos patologías evolutivas.

Causas

La causa más frecuente y habitual de la calvicie común es la androgenética; es decir debido a la herencia de cada uno, que proporcionan sensibilidad especial a los andrógenos u hormonas masculinas.

También hay una serie de medicamentos como por ejemplo en Enalapril utilizado para tratar la hipertensión Arterial; o Alopurinol para disminuir el ácido úrico, trastornos hormonales, problemas de Tiroides, carencias alimenticias, anemia, o alteraciones del ciclo menstrual que provocan la disminución del grosor del pelo y caída del cabello.

Tipos

Existen dos tipos de alopecias:
Fisiológicas, únicamente influenciadas por el desarrollo evolutivo del individuo o del ciclo metabólico capilar puede ser: Estacional o cíclica. Androgénica, Menospáusica, Senil

Patológicas, mediadas por factores patógenos se encuentran:

No cicatrizal. – es decir, reversible en teoría. Puede ser psicógena (estrés y tricotilomania), por carencias alimentarias (anemia, déficit de vitaminas), hormonal (androgénica y tirogénica), areata, infecciosa (bacterias y hongos), inmunógena (quimioterapia), o multifactorial.

Cicatrizal. – (o no reversible ), congénita, física, infecciosa, tumores y dermatosis.

El 90% de los hombres mayores a 21 años presenta alguna recesión en la zona frontotemporal (entradas) y el 50% de los hombres mayores a 40 años tiene la zona de la coronilla despoblada.

Para ser claros, 5 de cada 10 hombres (mayores a 40 años) sufren alopecia en ambos sectores del cuero cabelludo y 9 de cada 10.

 

ALOPECIA MASCULINA

Se la conoce también como alopecia androgenética, prematura o calvicie común. Afecta a muchos
hombres y en la actualidad se está observando en las mujeres.

Los andrógenos son las hormonas responsables de la caída del cabello y es por eso que muchos de los tratamientos actuales inhiben lo producción de las mismas.
Si la calvicie continúa avanzando y los folículos pilosos mueren, el proceso se torna irreversible y no existe tratamiento para restablecer la situación. Solamente puede repararse trasplantando folículos vivos de otras zonas hacia la coronilla y las entradas; un microinjerto capilar. Es ideal por supuesto, es combatir la caída mientras los folículos tienen vida.
La mujer es más afortunada que el hombre ya que la alopecia androgenética solamente aparece en la parte delantera de cuero cabelludo dejando el cabello más ralo pero en raras ocasiones llega a tener zonas totalmente despobladas como en el hombre.

 

ALOPECIA FEMENINA

Tipo I.- Demuestra una pérdida de pelo difusa perceptible en la corona.
Tipo II.- Se ve un pronunciamiento de la pérdida del pelo en la misma zona.
Tipo III.– Define la pérdida del tipo I y II, pero también la pérdida inicial de pelo en la línea frontotemporal.
Tipo IV.- Manifiesta una continuación de esa pérdida difusa y recesión frontotemporal.
Tipo V.- Hay una pérdida completa de pelo en la tapa del cuero cabelludo que se asemeja a la calvicie con patrón masculino.
Los tipos III, IV, y V son casos muy raros y ocurren generalmente en mujeres menopáusicas.