El microinjerto capilar, también conocido como trasplante capilar, consiste en extraer folículo piloso del área sana del paciente para insertarlo en áreas de pocas densidad o alopécicas, normalmente en áreas donde se producen entradas, en la coronilla.

Utilizamos la técnica más avanzadas y efectiva que hay actualmente.

Consiste en la extracción de las unidades foliculares en forma individual a través de un instrumento quirúrgico especial, tipo sacabocado microscópico (normalmente 0.8mm de diámetro) y de una forma aleatoria se extrae de la zona donante.

Este método es mínimamente invasivo
: no requiere de cortes ni sutura, por lo que el proceso de cicatrización es mucho más rápido y no deja cicatrices visible.

Se realiza con anestesia local.

  1. Se procede la extracción unitaria con un bisturí cilíndrico o micropunch de los folículos individuales , dobles o tripe , de acuerdo con las necesidades de cada paciente y se colocan en el implanter.
  2. El médico procede a implantar las unidades foliculares en dirección, ángulo y profundidad correcta.
  3. Posteriormente podemos ver cómo se recupera la zona donante y receptora sin dejar cicatriz alguna.


PORQUE ELEGIR LA TÉCNICA F.U.E

Anestesia local.
Usándose en todos los casos no precisa de anestesia general.

No deja cicatriz.
Es para muchos la principal y más importante ventaja de esta técnica, pues nos permitirá llevar el pelo muy corto sin que se note la intervención ya que no dejará ninguna cicatriz visible.

Postoperatorio más llevadero.
En este caso podremos hacer vida totalmente normal casi de inmediato puesto que al no ser una técnica invasiva, el paciente puede reincorporarse al trabajo o realizar actividades físicas casi de inmediato.

Mejor control de las UFS extraídas.
Las unidades foliculares se extraen una a una y esto produce que se pueda saber con exactitud los folículos extraídos e implantados.

Posibilidad de múltiples intervenciones.

Al no producirse ningún tipo de cicatriz deja abierta la posibilidad de volver a extraer al paciente folículos pilosos sin la necesidad de dejar, entre medias, periodos de tiempo entre las intervenciones.

Resultado Natural.
El pelo trasplantado tendrá el aspecto de un pelo normal, con las mismas características que la zona donante y crecerá al mismo ritmo que el resto.
Durante los 15 primeros días se caerá la mayor parte del pelo trasplantado que volverá a crecer pasados unos cuantos meses desde la intervención. En un año se podrá ver el resultado final.